El ravioli en sí es la masa elaborada de pasta que luego se rellena con diferentes rellenos. La pasta es uno de los alimentos principales en la dieta de las personas de todo el mundo. Está compuesto principalmente por hidratos de carbono, un 13% de proteína y un 1.5% de grasas y minerales, aportando 370 Kcal. cada 100 gramos. Generalmente los ravioli están elaborados con harina de trigo, por lo que hay que sumar otras cualidades nutritivas como fibra y vitaminas E y B que contribuyen a mantener joven el corazón, las venas y las arterias.

A esto, eminentemente, hay que añadir el aporte nutricional y calórico del relleno con que elabores el ravioli.

Aunque la pasta está generalmente elaborada con harina de trigo, agua, sal y huevo, para aquellas dietas más estrictas, pueden elaborar los ravioli con otro tipo de harinas: harina de arroz, harina de alforfón, harina de centeno, etc. Todo al gusto del consumidor, incluso para celíacos.

De una forma u otra, el ravioli se convierte en un alimento fundamental en nuestra dieta alimenticia, y hay que empezar a desmitificar que la pasta engorda, porque no es cierto. La pasta engorda si la comes cada día. Mi recomendación es comer dos veces a la semana pasta, siempre al mediodía, puesto que al contener hidratos de carbono, la asimilación es rápida y nos aporta la energía necesaria para estar activos. Vigila también cómo los cocinas si tu problema es el sobrepeso: no es lo mismo ravioli de verduras, que ravioli rellenos de carne, que raviolis al horno.

Sea como fuere, el ravioli es un plato exquisito que podrás disfrutar en cualquiera de sus variantes.

Tan solo tienes que investigar un poco por las recetas que día a día iremos publicando sobre las diferentes maneras de cocinar ravioli y ponerte con las manos en la masa a sorprender a tus comensales.