• PARA LA MASA:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • PARA EL RELLENO:
  • 12 gambas medianas
  • Brócoli
  • 100 gr. de requesón
  • 2 cebollas chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Agua
  • PARA LA SALSA:
  • 1 l. de concentrado de gambas
  • 80 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de harina
  • 250 gr. de gambas peladas
  • Sal
  • Pimienta

Una exquisita receta de ravioli con un relleno de brócoli y gambas, cuya mezcla de sabores aderezada con una deliciosa salsa velouté provocará que quieras volver a deleitar con este plato a tus invitados.

La receta, aunque laboriosa porque es casera, es muy sencilla de realizar.

Para empezar, inicia trabajando la masa para los ravioli. Para ello, sigue los pasos que explico en “Cómo elaborar la masa para los ravioli“.

Para elaborar el relleno del ravioli, sigue los pasos que a continuación te detallo:

  1. Procede a limpiar y hervir el brócoli.
  2. En una sartén con un chorrito de aceite, saltea las gambas sin cabeza y deja enfriar.
  3. Pela las gambas, sácale las tripas y corta el resto en trocitos pequeños.
  4. En la sartén donde has salteado las gambas, pon la cebolla cortada a trocitos pequeños a freír durante 5 minutos.
  5. Pasados 5 minutos, añade el ajo picado.
  6. Cuando la cebolla y el ajo esté dorado, añade los trocitos de gamba, mezcla y aparta del fuego.
  7. En un bol, añade el brócoli, el queso y la mezcla de las gambas, cebolla y ajo.
  8. Mezcla bien todos los ingredientes aplastando ligeramente el brócoli.
  9. Salpimenta al gusto.

Inicia el montaje de los ravioli, colocando el relleno y sellando los ravioli con huevo para evitar que se abra durante la ebullición.

Lleva los ravioli a ebullición con un chorrito de aceite y sal, durante unos 8 minutos.

Mientras, elabora la salsa que aderezará los ravioli:

  1. Pon mantequilla en una sartén amplia y cuando esté derretida, añade la harina.
  2. Cocina durante unos 5 minutos a fuego muy lento.
  3. Pasado este tiempo echa el concentrado de gamba poco a poco y remueve con una cuchara de madera como si de una bechamel se tratara.
  4. Una vez consigas densar la salsa (añade más caldo si fuese necesario), incorpora las gambas peladas (previamente salteadas), remueve y aparta del fuego.

En platos precalentados, coloca los ravioli y salsea con la velouté que acabas de elaborar.

¡Disfruta de este manjar!