• Dos calabacines.
  • 100 gr de queso de cabra.
  • Un yogur griego.
  • Un tomate para freír.
  • Una cebolla.
  • Orégano
  • 4 cucharadas de nata líquida para cocinar.
  • Aceite

Para aquellas personas a las que les guste la verdura, y especialmente el calabacín, hoy os traigo una receta libre de la tradicional pasta de ravioli. Los ravioli de calabacín, rellenos de queso, yogur y tomate, una receta muy sencilla de hacer.

Para la elaboración de estos ravioli vegetales debes seguir los siguientes pasos:

  1. Corta los calabacines longitudinalmente en 16 tiras muy finas.
  2. Coloca las tiras en una plancha a fuego lento para que vayan haciéndose lentamente. Evita quemarlas, retíralas de la plancha cuando tornen transparentes y colócalas sobre papel absorbente para que se absorba la humedad.
  3. Pica el calabacín que ha sobrado junto al tomate y la cebolla.
  4. En una sartén con un poco de aceite pon a freír toda la picada a fuego lento. Ve removiendo de vez en cuando.
  5. Cuando esté todo dorado, incorpora la nata y no dejes de remover hasta que se espese.
  6. Retíralo del fuego y pon el resultado en una jarra de batir, y bátelo todo hasta conseguir una crema homogénea.
  7. procede a montar los ravioli, colocando las tiras de calabacín en cruz.
  8. En medio de cada ravioli, coloca un rectángulo de queso de cabra, cúbrelo con un poco de yogur y finalmente lo cubres con un poco de la crema que has preparado.
  9. Abraza el relleno con las tiras del ravioli.
  10. Dale la vuelta al ravioli y espolvoréalo con orégano.

Para preparar el plato previamente calentado, puedes decorarlo con un poco de salsa de tomate natural, con una pizca de sal, pimienta y orégano, y los ravioli en la parte central.

¡Que aproveche!