• PARA LA MASA:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • PARA EL RELLENO:
  • 1 kg. de calabaza
  • 100 gr. de patatas
  • 100 gr. de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • PARA LA SALSA:
  • Mantequilla (mejor salada)
  • Hojas de salvia

Otra excelente receta de ravioli relleno de calabaza, pero variaremos la forma de elaborarlo, y lo aderezaremos con una salsa de savia que hará de este plato un manjar.

Para empezar, elabora la masa de los ravioli, que podrás seguir paso a paso en este enlace: Cómo elaborar la masa para los ravioli. Reserva.

En segundo lugar, procede a elaborar el relleno de los ravioli:

  1. Pon el horno a calentar a 200º.
  2. Pela y corta la calabaza en trozos.
  3. Mete los trozos de la calabaza a calentar al horno a 180º durante unos 45 minutos.
  4. Pincha con un tenedor los trozos para comprobar que, efectivamente, los trozos de calabaza han quedado blanditos.
  5. Haz lo mismo con la patata. Un truco que utilizo yo mucho, es envolver la patata en papel de periódico, y dejarla en el microhondas unos 10 minutos. ¡Quedan perfectas!.
  6. Deja enfriar la calabaza y la patata, y hazlas puré.
  7. Mezcla el puré de la patata y la calabaza con el queso y salpimienta.
  8. Añade una pizca de nuez moscada.

Procede a montar los ravioli. Coloca una tira y dispón montoncitos con el relleno que acabas de preparar, asegurando la distancia entre los montones para poder trabajar con el ravioli. Una vez tengas repartidos los montones, cúbrelos con la otra tira y procede a montar los ravioli, con especial cuidado de sellarlos bien con ayuda de un tenedor una vez los cortes, y con el huevo que evitará que se abran durante la cocción.

En una olla con agua en ebullición y un poquito de sal y aceite, cuece los ravioli rellenos de calabaza durante unos 7 minutos.

Escúrrelos bien y absorbe la humedad con un papel.

Procede a elaborar la salsa de los ravioli:

  1. Pon una sartén grande con un poco de mantequilla y las hojas de salvia limpitas y deja que la mantequilla se derrita a fuego lento.
  2. Pon los ravioli a la sartén y dale unas cuantas vueltas sobre la salsa de la mantequilla con la salvia para que puedan absorber el sabor.

Sirve los ravioli en platos que habrás previamente precalentado, y preséntalos con un poco de queso rallado.

¡Qué aproveche!