• Para la masa:
  • 175 gr. de harina blanca
  • 25 gr. de cacao en polvo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Crema de leche y chocolate rallado
  • Sal
  • Para el relleno:
  • 175 g de chocolate blanco
  • 350 g de crema de queso
  • 2 huevos

La innovación en el ravioli llega de la mano del chocolate. Esta deliciosa receta es un regalo para nuestros sentidos. Disfrútala elaborándola y difrútala saboreándola.

Pasos para preparar la masa del ravioli, que esta vez es diferente a la habitual:

  1. Tamiza la harina junto al chocolate en polvo, la sal y el azúcar. Tamízalo todo sobre la mesa de trabajo.
  2. Haz un hueco en el centro del montón que has tamizado y echa los huevos y el aceite. Trabaja con los dedos la masa, amasando durante unos 10 minutos mínimo, para que la masa del ravioli quede elástica y no se deshaga cuando realices la cocción de los mismos.
  3. Tápala con papel film y déjala reposar 30 minutos.

Pasos para preparar el relleno:

  1. Funde el chocolate al baño María (es decir, pon el chocolate en un bol y deja el bol dentro de una cacerola con agua hirviendo, ve removiendo el chocolate hasta su completo fundido). Después deja que se enfríe.
  2. En un bol, bate la crema de queso. Una vez batida, incorpora el chocolate y un huevo.
  3. Prepara las tiras de la masa, ya sabes: dos tiras largas sobre una superficie enharinada y empieza a hacer los montoncitos del relleno en una de las tiras. Respeta la separación entre los montones para que puedas hacer el corte de los raviolis sin que quede muy apurado.
  4. Te recomiendo que te hagas con una manga pastelera o similar, la rellenes con el relleno que acabas de elaborar, y hagas los montoncitos de los ravioli.
  5. Sella con la otra tira de la masa, presionando con los dedos alrededor de cada montón, y con la rueda dentada realiza los cortes de los ravioli.
  6. Bate un huevo y con un pincel pastelero, unta todos los ravioli con el huevo batido.
  7. Deja reposando los ravioli durante una hora en una superficie enharinada.
  8. Lleva a ebullición una olla con agua y un chorrito de aceite para evitar que los ravioli se peguen. Déjalos cocer durante 3-5 minutos a fuego lento y retíralos con una espumadera.
  9. Sírvelos acompañados de crema de leche y chocolate rallado.

Aunque es una receta de ravioli algo laboriosa, el resultado vale la pena.

¡Asegurado!