• Para la masa:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • Para el relleno:
  • 1 kg. de espinacas
  • 200 gr. de requesón o ricotta
  • 75 gr. de queso rallado
  • Perejil
  • 2 huevos
  • Nuez moscada
  • Sal

Los ravioli de espinacas son la solución perfecta para que los más pequeños de la casa coman ravioli con verdura, ya que son una exquisitez.

Para su elaboración, empieza por la masa. Puedes seguir los pasos para elaborar la masa en el siguiente enlace: cómo preparar la masa para los ravioli.

Para la elaboración del relleno, sigue los siguientes pasos:

  1. Lava las espinacas, y ponlas a hervir en una olla con un chorrito de aceite y sal.
  2. Cuando estén hervidas, escúrrelas bien, y sécalas con un paño de cocina. Es importante este paso para que el relleno no estropee la pasta de los ravioli. Si no están bien secas, podrían estropear y romperse a la hora de cocinarlos.
  3. Mezcla las espinacas con el perejil picado, todo bien mezclado y picado y pásalo todo por el tamiz con la ricotta.
  4. Añade a esa mezcla el queso, los huevos, la nuez moscada rallada (no entera, solo una pizca que le dé sabor) y sal.
  5. Mezcla todo muy bien para que los ingredientes se mezclen a la perfección.
  6. Empieza a hacer los montoncitos de relleno sobre las tiras de la masa, y procede a hacer los ravioles.
  7. Espolvorea los ravioles con harina, y ponlos a cocer.
  8. Mientras tanto, derrite un poco de manteca en una sartén con un poco de sal a fuego muy lento hasta que se derrita.
  9. Cuando los ravioli estén listos, escúrrelos bien, sírvelos en un plato caliente, y echa por encima la manteca derretida y a continuación queso parmesano rallado que le dará el toque final.

¡Buen provecho!