Ravioli de manzana con aroma de canela

Esta receta de ravioli es para preparar un postre o una merienda. Es una merienda sana para los más pequeños de la casa puesto que es una forma deliciosa de que coman fruta.

PREPARACIÓN: 45 minutos INGREDIENTES: (4) PARA LA MASA: 250 gr. de harina 225 gr. de mantequilla fría y cortada en cubitos 1 cucharada de azúcar 1 cucharadita de sal 1 huevo 2 cucharadas de leche (30 ml.) Canela en polvo PARA EL RELLENO: 1 kg. de manzanas 150 gr. de azúcar 250 cc. de agua 1 chorrito de esencia de vainilla

Para empezar, iniciarás la preparación de la masa del ravioli, muy diferente a la tradicional, porque esta masa es mucho más dulce:

  1. Mezcla la harina, la sal y el azúcar con una varilla.
  2. Incorpora la mantequilla y mezcla hasta que obtengas migas.
  3. Bate el huevo con la leche y polvos de canela y añade esta mezcla a las migas hasta que obtengas una masa blanda y no pegajosa. Si hace falta pon un poco más de leche.
  4. Divide la masa en dos partes y envuélvela con papel film.
  5. Deja que se reserve como mínimo 2 horas. Mi consejo es que prepares la masa por la noche, y trabajes en ella a la mañana siguiente.

Precalienta el horno a 180º y prepara la superficie donde trabajarás con la masa del ravioli, enharinándola. Extiende la masa con ayuda de un rodillo hasta conseguir un grosor de 1/2 cm.

Para preparar el relleno:

  1. Pela las manzanas, córtalas en cuartos y sácales las semillas.
  2. En una olla introduce agua, el azúcar, la vainilla y ponla sobre el fuego hasta que se forme un almíbar.
  3. Añade las manzanas y deja que cueza a fuego lento hasta que el almíbar se reduzca.
  4. Reserva

A continuación, dispón una de las tiras y realiza los montoncitos del relleno de manzana, colocándolos separadamente para poder montar los ravioli. Corta los ravioli, séllalos con el tenedor o dedos y pincela con huevo para evitar que la pasta se abra.

Pincha con el tenedor o con un palillo la superficie.

Extiende papel para hornear en una bandeja de horno y coloca los ravioli un poco separados. Hornea durante unos 20/25 minutos o hasta que observes que estén dorados.

Buenísimos como merienda, y como postre, acompáñalos con una bola de helado de chocolate o vainilla.

Deja un comentario