• PARA LA MASA:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • PARA EL RELLENO:
  • 250 grs. de carne picada de pollo
  • 50 grs. de bacon picado
  • 4 ajetes tiernos
  • sal
  • pimienta
  • PARA LA SALSA:
  • 150 grs. de guisantes
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 50 grs. de queso crema
  • 150 grs. de nata para cocinar

Te presento una receta deliciosa de unos ravioli muy sencillos de elaborar y que no te llevará mucho tiempo.

Empieza elaborando la masa para los ravioli. Para ello, sigue los pasos que describo en el enlace “Cómo preparar masa para los ravioli“.

La masa la puedes hacer el día anterior para que, sin apenas tiempo, puedas realizarlos en un santiamén.

Para realizar el relleno, sigue los siguientes pasos:

  1. En una sartén con muy poco aceite caliente, incorpora los ajetes tiernos picados finamente.
  2. Cuando lleven un minuto, incorpora la carne picada y la panceta picada previamente.
  3. Salpimienta al gusto.
  4. Remueve con una espátula de madera hasta que quede todo dorado y bien mezclado.

Estira la tira de la masa y haz montoncitos con el relleno que acabas de elaborar dejando suficiente espacio entre los montoncitos para que puedas montar la otra tira encima, y poder cortar y sellar con un huevo, para evitar que se abra durante la cocción.

En una olla de agua, sal y un chorrito de aceite (puedes optar por incorporar una hoja de laurel para darle más sabor), incorpora los ravioli cuando el agua empiece a hervir y deja los ravioli cocer durante 5 minutos. Retira y deja que se escurran.

Para elaborar la salsa:

  1. Hierve los guisantes hasta que estén en su punto.
  2. Por otra parte, en una sartén con poquito aceite, calienta la nata, la crema de queso con el ajo y un poco de sal y pimienta.
  3. Incorpora los guisantes y remueve con la espátula de madera durante 2 minutos.

Recalienta los platos y emplátalos con los raviolis, la salsa que acabas de elaborar sobre los ravioli y espolvorea con la albahaca fresca.

¡Qué aproveche!