• PARA LA MASA
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharada de semillas de amapola
  • Agua
  • PARA EL RELLENO
  • 1 calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de caldo de pollo
  • PARA LA SALSA
  • 1 puñado de nueces
  • 2 cebollas
  • 1/2 taza de mantequilla
  • 2 cucharadas pequeñas de salvia picada
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1/2 Limon

La receta de ravioli de hoy es ideal para cocinarla en otoño, cuando la calabaza está en auge. El toque de limón le dará un especial sabor cuyo contraste con la calabaza provocará una explosión de sabor en tu paladar. Empecemos con los pasos.

Para empezar, inicia esta receta elaborando la masa de los ravioli. Sigue los pasos que explico en “http://www.ravioli.es/como-preparar-pasta-de-ravioli/” con el añadido que introducirás una cucharada sopera de semillas de amapola, lo que le dará un toque al ravioli diferente al de la masa típica, que te encantará.

Reserva la masa, y empieza a elaborar el relleno del ravioli. Para ello sigue los siguientes pasos:

  1. En una sartén con aceite hirviendo, cocina la calabaza en trocitos pequeños, junto a una cebolla finamente picada.
  2. Cuando observes que la mezcla está dorada, introduce el caldo de pollo.
  3. Cuando haga chup-chup, agrega un poco de queso ricotta, sal, pimienta y nuez moscada.
  4. Remueve bien para que todo se mezcle de forma homogénea.

Coloca una tira de la masa y haz pequeños montones con el relleno que acabas de cocinar. Ayúdate de un tenedor para sellarlos y no olvides pincelar con huevo para que a la hora de cocerlos la masa no se abra. Hierve los ravioli durante 7 minutos en una olla con bastante agua, sal y aceite.

Mientras hierven los ravioli, prepara la salsa:

  1. En un sarten grande, derrite la mantequilla.
  2. Cuando la mantequilla se haya derretido, agrega la cebolla y las nueces y cocina hasta que empiece a formar espuma.
  3. Agrega el jugo del limón, la sal, la pimienta y la salvia.
  4. Mezcla todo vigorosamente e incorpora el ravioli.
  5. Asegúrate de que cada ravioli quede cubierto por esta deliciosa mantequilla negra.

Decóralo con perejil picado y sírvelo en platos previamente calentados.

Con esta receta de ravioli sorprenderás a tus invitados. ¡Que aproveche!