• Para la masa:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 taza de espinacas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • Para el relleno:
  • 300 gr. de mozzarella
  • 50 gr. de roquefort
  • 200 gr. de ricotta
  • Para la salsa:
  • 1 puñado de hojas de albahaca
  • 3 dientes de ajo
  • 50 gr. de nueces peladas
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado
  • Sal
  • Pimienta.

La receta de ravioli de hoy es especial, puesto que los ravioli no son los tradicionales, sino que son los llamados ravioli verdes, que deben su color a que añadimos espinacas a la masa.

Para preparar la masa, sigue los pasos que se detallan en el enlace Cómo preparar pasta para ravioli pero añadiendo, muy importante, una taza de espinacas hervidas a la masa para que le demos ese color verde que le caracteriza.

Para la elaboración del relleno de los ravioli, sigue los siguientes pasos:

  1. Mezcla el queso mozzarella, el queso roquefort y la ricotta en un bol, con un cuchara de madera. Mezcla todo bien para que queden todos los ingredientes en uno formando una pasta homogénea.
  2. Reserva.

Procede al montaje de los ravioli, poniendo montoncitos de la pasta que acabas de elaborar en una de las tiras y monta los ravioli. Llévalos a hervir durante 7 minutos.

Para elaborar la salsa:

  1. En un mortero machaca los ajos, la albahaca y las nueces hasta formar una pasta.
  2. En un bol, añade el machado e incorpora lentamente el aceite y el queso parmesano rallado mientras remueves sin parar hasta que se integre todo bien.
  3. Salpimienta al gusto.

En platos precalentados, coloca los ravioli y salsea con el pesto. Puedes decorar con tomate cherry y queso rallado y ¡a disfrutar!.