• PARA LA MASA:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • PARA EL RELLENO:
  • 300 gr. de berenjena
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • PARA LA SALSA:
  • 100 gr. de queso parmesano
  • 1 yogur natural
  • Comino
  • Tomillo
  • 100 gr. de salsa de tomate
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Raviolis exquisitos con un relleno muy especial: la berenjena, y una original salsa elaborada a base de yogur, cuya mezcla será una delicia para los paladares más exigentes.

Para empezar, como siempre, iniciarás la tarea poniendo las manos en la masa de los raviolis. Para ello, sigue los pasos que explico en “Cómo elaborar la pasta para los ravioli“. Reserva la masa, y prepara una sartén con aceite para empezar a elaborar el relleno de los raviolis.

Para ello:

  1. Enciende el horno a 220 grados y precalienta.
  2. Corta la cabeza de las berenjenas para desprenderte de la parte dura y a continuación pártelas por la mitad, quitando también la base de cada mitad (donde está la piel) para que el aceite pueda penetrar sin problemas.
  3. Realiza algunas incisiones por la parte de la carne para que puedan cocinarse mejor, tanto a la largo como a lo ancho.
  4. En la sartén con abundante aceite a fuego medio y con ayuda de una cuchara ayudáte para que se sofrían hasta que queden doradas tanto por arriba como por abajo y cojan el sabor del aceite.
  5.  A continuación, baja el fuego del horno a 180 grados y termina de cocinar las berenjenas.
  6. Sácalas del horno y retira la carne de las berenjenas con ayuda de una cuchara.
  7. Sala al gusto y añade un poco de aceite y pimienta.

Coje una de las tiras que habías preparado para los raviolis y disponla horizontalmente, y elabora el relleno. Para ello, haz montoncitos con la berenjena que acabas de preparar, y forma los raviolis con la otra tira. Sella bien con ayuda de un tenedor y huevo para evitar que se abran durante la cocción.

En una olla con abundante agua, aceite y sal, pon a cocer los raviolis durante 5 minutos.

Una vez pasado este tiempo, escúrrelos para desprenderte del agua y ralla sobre los raviolis queso parmesano y gratínalos al horno a 180 grados hasta que observes el queso bien gratinado.

Para elaborar la salsa:

  1. Prepara la salsa mezclando el yogur, un chorro de aceite, comino y pimienta.
  2. Remueve bien hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Para emplatar, coloca los raviolis en los platos que habrás precalentado previamente y pon una cucharada de salsa de tomate y encima la salsa de yogur. Decora el plato con un poco de tomillo fresco y ¡disfruta!