• Para la masa:
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • Para el relleno:
  • 150g de setas boletus frescas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo grande
  • 250 gr. de Ricotta
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de perejil
  • Para la salsa:
  • 250 ml. de nata líquida para cocinar
  • 25 gr. de nueces peladas
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

El ravioli de setas con salsa de nueces es una exquisitez como plato. Si quieres sorprender a tus invitados con una cena especial y de categoría gourmet, no dudes en preparar este plato. Puedes suplantar los boletus por los champiñones, pero el sabor no será tan exquisito.

Para preparar la masa de los ravioli, consulta el enlace “Cómo preparar la pasta para los ravioli” y sigue paso a paso las instrucciones.

Mientras la masa reposa, sigue los pasos para realizar el relleno:

  1. Limpia la seta boletus. Si la has comprado en un supermercado bastará con que la pases bajo el agua del grifo, de lo contrario, límpiala cuidadosamente con un paño húmedo en la parte del tronco y la cabeza de la seta boletus.
  2. Pon una sartén al fuego con aceite, y cuando hierva, echa la cebolla y el ajo picado. Cuando estén dorados, echa los trozos de la seta boletus y deja que todo se cocine a fuego lento durante unos 8 minutos. A los 4 minutos de cocción, no olvides salpimentar al gusto.
  3. Cuando esté todo en su punto, bátelo hasta elaborar una crema.
  4. Mezcla la crema resultante con la Ricotta y con el queso parmesano rallado con una cuchara de madera.
  5. Reserva el relleno en la nevera.
  6. Trabaja la masa con el rodillo hasta conseguir las dos tiras, coloca en una de ellas los montoncitos del relleno de ravioli, dejando espacio para presionar los ravioli y cortar con la rueda dentada.
  7. Pon agua a hervir con sal y aceite, y hierve los ravioli.
  8. Cuando los ravioli suban a la superfície del agua, retíralos y escúrrelos.

Para preparar la salsa:

  1. Machaca las nueces peladas en un mortero hasta que queden desmenuzadas.
  2. Pon el aceite en una sartén y cuando esté listo, echa las nueces del mortero, la nata líquida, la sal y la pimienta. Remueve.
  3. Cuando espese, retira la salsa del fuego.

Reparte los ravioli en los platos calientes y la salsa de nueces sobre los ravioli.

Sencillamente increíbles.