• PARA LA MASA
  • 500 gr. de harina
  • 4 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • Agua
  • EL EXTRA DE LA MASA:
  • 1 huevo
  • 1 taza de leche
  • 1 puñado de albahaca seca
  • Pan rallado
  • Orégano
  • Sal
  • PARA EL RELLENO
  • 400 grs. de mozzarella rallada
  • PARA LA SALSA
  • 2 dientes de ajo
  • 300 gr. cebolla
  • 30 gr. aceite
  • 120 gr. bacon en tiras
  • 800 gr. de tomate natural triturado
  • 250 gr. de tomate frito
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de orégano o albahaca seca
  • 1 cucharadita de postre de azúcar

Lo más común es cocinar los ravioli hervidos, por eso, hoy quiero invitarte a que conozcas esta receta de ravioli fritos rellenos de mozzarella con una salsa de tomate italiana que te recordará  minicalzones, esas maravillosas pizzas que vienen cerradas. ¡Vamos allá!

Para empezar, prepara la masa de los ravioli siguiendo los pasos que te indico en “Cómo elaborar la masa para los ravioli“.

Una vez que tengas preparadas las dos tiras para elaborar los montones, estira una tira y ve cortando cuadros del tamaño que desees que tengan los ravioli. Coge un puñado de mozzarella y ve repartiendo por montones y coloca la otra tira de ravioli encima, corta y monta los ravioli con ayuda de un tenedor y un huevo batido para sellar los ravioli y evitar, de esta forma, que se abran y salga el contenido a la sartén mientras se fríen.

Cuando tengas preparados los ravioli, sumerge cada ravioli en el bol donde previamente has mezclado una taza de leche y un huevo. Tras bañarlo con esta mezcla, pásalo por el plato que contenga pan rallado, la albahaca, el orégano y la sal.

Prepara una sartén con aceite y cuando éste hierva, coloca los ravioli en su interior de forma ordenada, evitando que se toquen y queden pegados. Sácalos cuando estén dorados, más o menos a los 3 minutos, y déjalos descansar sobre un papel absorbente para que chupe todo el aceite sobrante. Emplátalos con un poco de queso parmesano rallado que echarás por encima.

Para la salsa:

  1. Pica los ajos y reserva.
  2. Pica la cebolla finita en cuadraditos.
  3. En una sartén con un poco de aceite, pocha la cebolla.
  4. Añade el bacon y sofríe unos 4 minutos.
  5. Agrega el tomate natural triturado, el tomate frito, la cucharada de sal, orégano , azúcar y la picada de ajo que habías reservado.
  6. Deja cocer removiendo de vez en cuando unos 25 – 30 minutos.

Coloca la salsa en un bol e invita los comensales a que mojen los ravioli fritos en la salsa de tomate… Para chuparse los dedos y repetir. ¡Buen provecho!