• PARA LA MASA:
  • 1 1/2 taza de harina
  • 1/4 taza de cacao en polvo
  • 3 cucharadas de azúcar
  • - Una pizca de sal
  • 3 huevos grandes
  • PARA EL RELLENO:
  • 1 litro de leche
  • 1/2 palo de vainilla
  • 7 yemas de huevo
  • 1 huevo
  • 150 gr de azúcar
  • 75 gr de harina
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • PARA LA SALSA:
  • 3 tablillas de chocolate amargo para repostería
  • 1 cucharada de azúcar
  • ½ taza de leche
  • 3 cucharadas de agua

Esta receta está especialmente pensada para los amantes del chocolate. Una forma muy especial de cocinar los ravioli, más dulce, más sabrosa y más sorprendente. ¿Te atreves a hacer a hacer un brunch o una merienda en tu casa y dejar a tus invitados con la boca agua?

Para empezar, lo haremos elaborando la masa de los ravioli. Para ello, seguiremos los siguientes pasos:

  1. En un bol grande, tamiza la harina, el cacao en polvo, el azúcar y la sal y mézclalo todo bien con ayuda de una cuchara de madera.
  2. Haz un hueco en el centro y vierte el contenido de los huevos.
  3. Amasa bien y de forma continua hasta que todos los ingredientes estén mezclados de forma homogénea.
  4. A continuación, sigue amasando en la encimera, forma una bola y envuélvela en papel film (transparente) y se deja en el frigorífico reposando durante 30 minutos.

Mientras tanto, aprovecha para preparar el relleno de los raviolis. Para ello elaboraremos la crema pastelera:

  1. En una cacerola, añade la leche y la vainilla a fuego lento, evitando en todo momento que la leche se queme.
  2. En cuanto empiece a hervir, retira la cacerola, y deja que se temple.
  3. Mientras tanto, en un bol y con ayuda de una batidora, bate las yemas de huevo y el huevo junto al azúcar y la harina durante unos minutos.
  4. Agrega pasado este tiempo un poco de leche templada de la cacerola y sigue batiendo hasta que quede una mezcla homogénea.
  5. Incorpora esta mezcla a la cacerola donde está el resto de leche a la que previamente le habrás retirado la vaina de vainilla y durante unos 10 minutos no pares de remover mientras estás calentando la mezcla. Es importante que espese y quede sin grumos.
  6. Deja enfriar y utiliza la mantequilla para hacer una capa en la superficie y evitaremos así que se forme una costra dura.
  7. Resérvala en la nevera por unas dos horas envuelta en papel film.

Es hora de ir preparando los raviolis. Extiende la masa que tenías reservada en la nevera y ve formando las piezas que servirán para acoger el rellano de la crema pastelera.

Para la salsa de los ravioli que le dará el toque final:

  1. Mezcla las tablillas de chocolate a trozos, la leche, el agua y el azúcar en una cacerola pequeña.
  2. Coloca la cacerola en una sartén con agua para cocinar al baño María, de lo contrario se nos quemaría el contenido en contacto directo con el calor.
  3. Remueve constantemente hasta que el chocolate se haya derretido e integrado con el resto de los ingredientes.
  4. Comprueba la densidad de la salsa y si observas que está demasiado espesa, agrega más leche.

Es hora de montar los ravioli. Para ello, rellénalos con crema pastelera y séllalos con ayuda de un tenedor bien selladitos para que su contenido no salga cuando lo llevemos a ebullición.

En una olla con una cucharada de azúcar, incorpora los ravioli para hervirlos durante unso 5 minutos, comprobando que estén al dente.

Emplata los ravioli con la salsa de chocolate amargo por encima y siente el placer de un plato de raviolis exquisitos.